Escapismo


El relevo
2 diciembre 2010, 1:04 am
Filed under: Ficción

Estaba sentado en la mesa de la cocina ordenando mi colección de monedas mientras Mari, una amable vecina de generosas carnes, me hace la comida. Las muletas, siempre a mi lado, descansan apoyadas en la silla. Desde que me quedé casi paralítico, mis piernas son más pedazos de carne que extremidades útiles para andar, vivir cuesta más esfuerzo aunque he ganado cosas a cambio. El cómo llegué a esta situación me pareció de lo más natural, y diría casi previsible.

Cuando me mudé a este edificio, hace ya diez años, una mañana al salir de mi apartamento, le vi esperando el ascensor. Era un hombre deforme, de mediana edad y el pelo escaso. Con la espalda ancha y los brazos fuertes, se apoyaba, daba la impresión que con esfuerzo, sobre dos muletas que en realidad le servían, por lo que pude comprobar después, como piernas, ya que éstas las arrastraba a medida que avanzaba. Le di los buenos días y esperé junto a él. No hice el esfuerzo de hablar. Él tampoco dijo nada. Llegó el ascensor y le abrí amable la puerta, me hizo un movimiento de cabeza y una medio sonrisa. Le observé de reojo, sus cejas gruesas le daban un aspecto gruñón, antipático. Y los callos que tenía en las manos indicaban lo difícil que debía ser vivir así. Le volví a abrir la puerta, y la del portal, pero ya no me hizo ningún gesto, ni siquiera me miró, dando por hecho que su minusvalía era suficiente razón para no dar las gracias. Esta actitud suya no me gustó y pensé en ello varias veces durante la tarde.
A lo largo de los meses, me lo encontré en muchas ocasiones, siempre solo pero recibiendo atenciones y favores, en la panadería, sentado en la plaza, pero sobre todo el vecindario, le bajaban la basura y una mujer subía a cocinarle. Continuamente contaba, como una plañidera, sus dolores y su tristeza. Se hacía la víctima. En este mundo los normales son los que salimos perdiendo. Evitaba saludarle, incluso una vez le oí en el rellano y esperé a que cogiera el ascensor para no tener que ayudarle. La señora que viene a limpiar se empeñó en contarme detalles de su vida, el accidente que le dejó viudo y en esas condiciones físicas, que coleccionaba sellos y que no tenía familia. Ni siquiera esto consiguió conmoverme, yo tampoco tenía a nadie para compartir mis problemas, aunque sí pensé en su mala suerte.
Una noche que llegué muy tarde a casa, no había luz en la escalera, ni ascensor, subí andando y justo antes de llegar a mi rellano vi una raya de luz, al principio me asusté pensando en ladrones, hasta que me di cuenta que era el piso del vecino. Me quedé quieto unos momentos y le vi salir, me quedé sin aliento, no llevaba muletas y aunque cojeaba un poco, caminaba perfectamente. No me moví del sitio y entonces él me miró, avancé hacia mi puerta y él con sus ojos fijos en mí, me sorprendió su dureza, dijo buenas noches y entró en su casa.
Estuve desconcertado hasta que conseguí dormirme. Era un caradura, así de simple. Me resultaba indignante cómo había engañado a todo el mundo. Pensé en la manera de descubrirle, de dejarle en evidencia. Se me ocurrían cosas tontas, como poner un cartel en el portal, o decirlo por los telefonillos. Pero nadie me creería, yo era el vecino nuevo e insociable que no iba a las juntas de vecinos. No me había ganado credibilidad, en cambio el hombre tullido, tan desvalido él, tenía todas las de ganar. Opté por no decir nada y seguir con mi vida. Pero cada vez que me lo encontraba, con su andar desfigurado, me subía cierta rabia por el esófago. Evitaba su mirada. Al poco tiempo la misma señora de la limpieza me dijo que se había mudado a una residencia. No me lo creí y además me sentí responsable de su marcha.

No le he vuelto a ver pero me he acordado de él, y todavía lo hago, cada vez que me han sangrado las manos por el roce de las muletas, cuando he sufrido al arrastrar las piernas como si las tuvieras muertas, apoyando lo justo para poder caminar, y cuando me miro al espejo y veo los músculos de mis brazos desarrollados, y mi espalda demasiado ancha para mi cintura, dándome un aspecto raro, incluso deforme.
A los vecinos les ha costado muy poco adaptarse al cambio, ahora todos se desviven por mí. Incluso Mari, aparte de hacerme la comida, de vez en cuando me da un achuchón, no sé si también se los daba a él pero cuando lo pienso siento un pellizco de celos.

Anuncios

25 comentarios so far
Deja un comentario

He tenido que releer el final 🙂 No podía creerlo…en fin, déjame unos días para sacar conclusiones psicosociológicas de estas actitudes jajaja. Besitos tía!

Comentario por Ana

Hay ciertas actitudes en el ser humano que es mejor no analizar, :-D, las conclusiones que sacarías podrían llegar a ser espeluznantes.
Besazos.

Comentario por Elena

Me ha gustado este relato, el narrador esta perfecto y la historia es redonda. Nada que cojee. Un hombre que termina haciendo lo que detesta de otro… no es mala idea.
Beso

Comentario por Javier Revolo

La mente humana es insondable, jeje. En el fondo había cierta envidia, una minusvalía le traía muchas cosas buenas a cambio, es posible que no lo haya reflejado del todo. ¡Gracias otra vez!
Besos hacia Sidney.

Comentario por Elena

Ademas tendrá más sitios para aparcar 😛

Estoy con Javier, relato redondo !

Comentario por netsnooper

Ves? no hay más que ventajas, con lo que cuesta aparcar, total por unas piernecillas atrofiadas, :-)…
¡Gracias netsnooper!

Comentario por Elena

En este mundo los que siempre pierden son los discapacitados. Si para este miserable “ganar” significa obtener la conmiseración de un par de vecinos, pronto será campeón mundial. Disculpen, pero en esta liga yo prefiero descender de categoría. ¡Saludos!

Comentario por blopas

Eso es tan obvio blopas que me he permitido el lujo de escribir sobre ello desde otro punto de vista, no solo el de la lástima. Supongo que nadie querría ser discapacitado por muchas ventajas que tenga a cambio. Bueno, mi protagonista sí, pero ten en cuenta que no lo es de verdad. Un abrazo!

Comentario por Elena

Exacto, ¡es lo maravilloso de poder escribir ficciones como se nos plazca! Lo nuestro sí que es ganar 🙂 Saluti, Blopas.

Crear mundos y personas a nuestra medida…es lo mejor. ¡Gracias!

Comentario por blopas

La historia es redonda, contada con pulcritud y que se lee con interés. las palabras justas para contar. Ah los renglones torcidos, que son ejemplo de otros. un abrazo Rub

Comentario por rubengarcia

Gracias Rubén, por la visita y el comentario. El fondo del ser humano es imprevisible, y los renglones torcidos muchas veces, menos mal que no siempre, salen ganando en esta sociedad injusta y ciega.
Un abrazo y hasta pronto.

Comentario por Elena

Estupendo Elena, deja mucho a pensar… Quizás demasiado, como bien dices, la naturaleza del ser humano es algo muy oscuro.

¡Un besazo!

David (El físico loco)

Comentario por Iluyanka

Heeey David, sí, soy de las que opino que, salvo excepciones, la naturaleza del ser humano no es del todo buena así que evito pensar demasiado, me limito a escribir sobre ello. :-).
Gracias y besazos.

Comentario por Elena

Muy buen relato… con el peor final, porque esa forma de perder la dignidad me parece el peor de los finales… no literariamente, que está contado de un forma espléndida, sino que me parece una tragedia

Comentario por Miguel Baquero

Y lo es. Lo que pueden llegar a hacer las personas para recibir atenciones y encontrar la compasión de los demás, una verdadera lástima. ¡Gracias Miguel!

Comentario por Elena

Me ha encantado. Es un relato súper molesto. Creo que ahonda en la miseria humana, en el tema de la sombra, que me encanta. Yo, el otro día, dije que odiaba profundamente a la gente que fumaba andando por la calle y, desde entonces, ya me he pillado a mí misma como seis veces fumando: en la calle, y andando. Toma ya. Espero no acabar haciéndome la paralítica, eso sí. Y hay algo más en el relato que molesta y todavía no he identificado, y eso está genial. Felicidades neni, menos mal que no estás inspirada, que sino.

Comentario por Fátima

Gracias Fa, casos como el que cuentas, :-D, ocurren, y si miráramos hacia dentro de nosotros encontraríamos todavía más miserias, que no nos atrevemos ni a indagar. ¡A mi también me encanta este tema! Muas.

Comentario por Elena

Triste relato sobre miserias humanas. Menos mal q solo queda día y medio para el fin de semana.
Q lo pases bien. Besos.

Comentario por ángel

Sí, las miserias humanas siempre resultan tristes por eso nadie quiere hablar de las suyas. Pásalo bien tú también, y eso que aunque uno se divierta las miserias ahí siguen. Besazos.

Comentario por Elena

estupendo relato, con un final muy certero. felicidades y saludos

Comentario por minicarver

Gracias José, me salió rodado. Un abrazo.

Comentario por Elena

Muy interesante, las miserias humanas salen rascando un poquito …
Aun no he leido ningun relato tuyo que no me guste (y no soy piropero)

Comentario por charradetas

Sí, las miserias nadie las muestra pero afloran cuando menos te lo esperas.
Gracias por el piropo excepcional, es genial que lo que escribo guste al que lo lee.

Comentario por Elena

Muy buen relato.
Vaya unos seres. Pensar que estamos rodeados de parásitos semejantes…. El caso es que no se si me provocan lástima o rabia.

Comentario por ucomin

Pues a partes iguales, son dignos de lástima, pero al final los caraduras son los más ganan, y esto da mucha rabia.

Comentario por Elena




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: