Escapismo


Medidas drásticas
27 junio 2010, 10:34 am
Filed under: Ficción

Voy por toda la casa con tres juegos de toallas en los brazos buscando dónde guardarlos. Los he comprado hoy, eran una ganga imposible de ignorar. Abro armarios y cajones, llenos, los maleteros también están rebosantes. El último armario que me queda por mirar, está abarrotado de trastos de mi ex marido, incluida una oferta de un gran almacén: un equipo completo de acampada. Nunca hemos dormido en una tienda de campaña pero no está de más tenerla. Llego a la conclusión de que tengo que hacer limpieza. Hoy puede ser un buen día para ello y así le hago hueco a las toallas y a la vaporeta que he comprado y me traen mañana. Pienso un rato de qué me puedo deshacer, doy vueltas por la casa hasta que caigo en algo inútil de verdad.

Entro en el cuarto de los gemelos, que cumplen veintiocho años el mes que viene. Tienen la mejor habitación de la casa, con un armario estupendo. Llevo el aspirador y un trapo, dispuesta a dejarlo todo limpio y despejado. Están viendo una película y no me hacen ni caso, como si fuera invisible. Se acuerdan de mí a la hora de comer, son voraces, o cuando necesitan una camiseta limpia. Empiezo a quitar libros de una estantería, los apilo en el suelo. Después, abro el armario y hago lo mismo con la ropa, uno de ellos me dice desde la cama:

– ¿Pero, qué haces?
– No tengo espacio en la casa, así que me tengo que deshacer de vosotros – contesto sin inmutarme.
Ahora me miran los dos, uno con cara de sorna y el otro riéndose.
– Hoy es el día que pasan los del Ayuntamiento a por trastos así que tenéis que salir de aquí – añado y salgo de la habitación.
Al rato vuelvo y sigue cada uno tirado en su cama.
– No hablo en broma. Tenéis una hora para despejar la habitación.

Cuando vuelvo compruebo que no se han movido. Les grito que se tienen que ir. El mayor, que lo es por cinco minutos, y es el más resuelto, me contesta que no piensan irse, y me dice que estoy loca.
Salgo del cuarto rabiosa. No estoy loca, solo necesito más espacio. Y ellos ya no me sirven para nada. Quiero la casa vacía. Toda para mí. Pero no puedo echarles por la fuerza. Tengo que tomar medidas drásticas. Busco en la guía telefónica y me cuesta poco encontrar, en el apartado de empresas de servicios, una que haga limpieza total, incluida la desratización. Llamo y concierto una cita para el día siguiente. Las toallas y la vaporeta tendrán que esperar para ocupar su lugar.

Anuncios

20 comentarios so far
Deja un comentario

¡Qué bestia! Eso sí que son medidas drásticas, aunque la comprendo porque que tus hijos te vean más como una criada que como una madre hace que se lo merezcan.
Un beso.

Comentario por Ainhoa

Aunque está llevado al extremo, sí es verdad que esta situación se da muchas veces, y es bastante difícil de solucionar. Así que hay que ponerse radical. 🙂
besos

Comentario por Elena

🙂 Asi que está es tu casa… :)) Genial! 🙂

Comentario por Dani

Siiii, siempre serás bienvenido aunque como no es de cocina sé que no vendrás mucho. 🙂

Comentario por Elena

Primero pensé que se le había ido el melón, luego la que entró en razón fui yo y me di cuenta de su cordura.
jajajajaja
Me hizo reír.

Comentario por altea

Posiblemente sea la madre más cuerda que conozco. Aunque algunas piensen lo contrario. 🙂

Comentario por Elena

Irse de casa debería ser obligatorio, como estudiar primaria o hacerse el DNI.
Por el bien de todos, padres e hijos.

Comentario por urraca

Opino lo mismo, hay una edad que hay que levantar el vuelo, y si los polluelos no quieren pues habrá que tirarles del nido.

Comentario por Elena

La casa, los cuadros, el parquet, y el silencio que no deja de hablar. Todo es muy intenso. Bravo Elena!!

Comentario por Rober

Gracias Rober!
Lo que empezó como un relato chorra terminó con un trasfondo muy intenso, y muy serio.

Comentario por Elena

La manía de consumo de la madre y la comodidad de los hijos para seguir dependiendo del hogar. Menudo dilema que se soluciona con medidas drásticas. A la calle !!! Drama y comedia cotidiana. saludos

Comentario por minicarver

Hay cuestiones que solo se solucionan de forma radical. La madre tiene derecho a recuperar su vida.

Comentario por Elena

Ja, ja… buena idea! podemos crear una empresa de “desniñación”, para que los pobres padres se quiten ya a sus hijos de encima….

Comentario por Latere

jaja, probablemente tendría que ser más dura y efectiva que la desratización. 🙂

Comentario por Elena

La solución es un anúncio en el periódico: regalo gemelos con set de acampada bajo el brazo. Si es gratis, te los quitarán de las manos.

Comentario por Elena

🙂 Es buena idea porque si hay algo que caracteriza al español es su afición a lo gratis aunque no sirva absolutamente para nada.

Comentario por Elena

Te visito de mi amigo minicarver, como te he visto seguido, y me gustan tus comentarios vengo con tu permiso a tu casa, me agrada lo que estas escribiendo, saludos de sinBalas

Comentario por sinBalas

Gracias sinBalas, siempre serás bien recibido. Y visitaré el tuyo!

Comentario por Elena

Hola Elena:
Jajaja muy bueno!! Me has hecho reir. Que llame a una empresa de desratizacion es muy sugerente, esa gente sabe lo que tiene que hacer con ciertos animales.
Me gusta la ironia que usas en este relato. Eres multifacetica.
Besos

Comentario por Javier

Hacerte reír es un lujo. Me encanta la ironía y la uso mucho en mi vida cotidiana, y me gustaría usarla más en los relatos pero no es fácil. Gracias por tu lectura, veo que estás dando un repaso a mi “obra”. Un beso.

Comentario por Elena




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: