Escapismo


¿Un final feliz?
22 febrero 2010, 9:54 am
Filed under: Ficción

Está escribiendo un libro. Es el trabajo más importante que le ha encargado la editorial en la que trabaja. Ahora mismo está atascado con el final, no sabe a cuál de los protagonistas hacer feliz o desgraciado, no sabe si matar a alguien o emparejarlo.
La historia va de dos buenos amigos, son gallegos y uno de ellos se va a vivir a Barcelona. Allí conoce a una chica, se enamora y se va a vivir con ella. Tienen planes y, en principio, futuro.
A los ocho años el otro amigo también se traslada a Barcelona. Se reencuentran y reanudan la amistad no interrumpida del todo, puesto que hablaban por teléfono a menudo. Empiezan a ir juntos a todas partes, los tres, Elisa, Martín y Eduardo, el último en llegar. Todo es muy bonito hasta que Elisa y Eduardo se empiezan a sentir atraídos. Entre los dos existe un entendimiento difícil de ignorar. Aún así hacen como que no pasa nada, a veces ella pone excusas para quedarse en casa. Ninguno de los dos quiere hacer daño a Martín; los dos le quieren mucho y los dos le conocen a fondo, saben que se hundiría.
Este es el argumento básico y ahora tiene que resolver. Se plantea dos opciones, las escribe resumidas a ver cuál le convence más:

Final A

“Elisa llega a casa empapada por la lluvia. Martín está escribiendo en su mesa, tiene que entregar un guión en cuestión de días y está agobiado porque no sabe cómo acabarlo.
Ella le pregunta si ha hecho la cena. Él contesta que no ha tenido tiempo. Ella le reprocha, le dice que está cansada. Tienen una discusión gorda y él acaba marchándose dando un portazo.
Cuando vuelve ella le está esperando. Él se sienta a su lado en el sofá. Y dice:

– Elisa, voy a dejarte. Creo que nuestra convivencia ya no funciona, la hemos agotado. No paramos de discutir.
Tras dos o tres minutos en silencio al fin ella dice:
– Me pareces muy valiente Martín… no como yo, que estoy con otra persona y no he sido capaz de decírtelo.
Él la mira con los ojos muy abiertos, no se cree lo que está oyendo, dice:
– ¿desde cuándo?
– Hace dos meses.
– ¿Con quién?
– …con Eduardo.

Él ya no dice nada más. Va a la habitación coge una bolsa de viaje mete cuatro cosas y se marcha.
(No se sabe dónde, de momento)
Ella se queda llorando en el sofá, llora de pena y de alivio, no soportaba esa carga más tiempo. Ahora podrá ser feliz con Eduardo y quién sabe, si Martín lo supera, igual pueden volver a ser amigos los tres.”

Final B

“Elisa llega a casa empapada por la lluvia, Martín está escribiendo en su mesa, tiene que entregar un guión en cuestión de días y está agobiado porque no sabe cómo acabarlo.
Ella le pregunta si ha hecho la cena. Él contesta que no ha tenido tiempo. Ella le reprocha, le dice que está cansada. Tienen una discusión gorda y él acaba marchándose dando un portazo.
Lo que él no sabe es que Elisa está hecha polvo, lleva dos meses acostándose con Eduardo y no soporta la angustia y la culpa que le provoca esta situación. Cuando se queda sola le llama:

– Eduardo no puedo más con esto, Martín no se lo merece.
– Tienes razón Elisa, he pensado en ello, me siento fatal. He pensado en volver a Galicia. Sin ti, aquí no pinto nada. Mañana llamaré a Martín y le diré que me marcho.
(Buscar excusa para la vuelta a casa).

Ella se queda llorando en el sofá, llora de pena y de alivio, no soportaba esa carga más tiempo. Ahora podrá intentar ser feliz, como antes, junto a Martín y formar esa familia de la que tanto han hablado estos años.”

Se queda delante del ordenador mirando la pantalla, ninguno de los dos finales le convence demasiado. Son previsibles y bastante malos. Se fuma un cigarro mientras los relee una y otra vez, se tiene que decidir por alguno. O pensar en otro final nuevo que ahora mismo no se le ocurre. Finalmente se levanta y va a la cocina a preparar algo de cena, su mujer debe estar a punto de llegar del trabajo y llegará cansada. Mientras pela unas patatas siente un dolor agudo en el pecho y en el brazo izquierdo. Es tan intenso que se asusta bastante, se cae al suelo, intenta llegar reptando al teléfono pero a medio camino pierde el conocimiento y su cuerpo queda inerte en el pasillo.
Ella llega empapada por la lluvia. Al abrir la puerta le llama, con la voz un poco tensa porque llega tarde, ha estado con su amante y se le ha pasado el tiempo muy deprisa. Llevan pocos meses pero la situación es horrible, es el mejor amigo de su marido. Han hablado de decírselo al marido, de dejar de verse, en cada cita hablan de lo mismo pero nunca resuelven nada. No son capaces de tomar una decisión.
Ella encuentra el cuerpo de su marido, todavía tibio, histérica llama a una ambulancia aunque ella sabe que es demasiado tarde. Se ha quedado bloqueada.
Y ahora que está sola, llora de pena y de alivio, no soportaba esa carga más tiempo. Le va a echar mucho de menos pero ahora podrá intentar ser feliz. Y su marido ya no sufrirá absolutamente nada.

Anuncios

11 comentarios so far
Deja un comentario

qué bueno, cierto es que siempre hay muchas más posibilidades de las que vemos así a primera vista, probablemente hay muchas más de las que podemos imaginar. Lo que no me gusta es que los personajes, los de la ficción y la metaficción, están como esperando a que “algo” o “alguien” les resuelva sus cuitas y eso siempre me ha parecido un sintoma de cobardia. Y lo mas probable es que ese “algo” encima no resuelva a tu conveniencia, por eso a mi este final me parece muy pero que muy feliz.

Comentario por Maria1

Tienes razón, esperar que la vida te resuelva es de cobardes, que lástima que el mundo esté lleno de ellos/as. Aquí al final es la muerte la que decide, pero sí, y buena forma de verlo, en cierto modo es un final feliz.

Comentario por Elena Azcárate

¡Qué final más bestia!
Espero verte esta semana.
Besos.

Comentario por Ainhoa

jaja, sí lo es, no me gusta recurrir a la muerte pero en este caso lo he visto necesario.
A ver si es posible quedar para darle un repaso a MJ.
Besos

Comentario por Elena Azcárate

Qué bueno. Al final he pasado del argumento y he dejado que me invitaran a bailar las palabras sin pensar en esto y lo otro. Muchos Besos amiga!

Comentario por Fatima

Pues eso también está bien, que nos pasamos la vida pensando con la trabajera que lleva!
besazos

Comentario por Elena Azcárate

Si, para que lo entiendas mejor. He pasado de pensar qué final era el mejor porque he disfrutado mucho leyéndolo. Besas!

Comentario por Fatima

También podías haberte cargado a la tía y que los amigos se fuesen de copas. Q siempre pagan los mismos.
Besitos.

Comentario por ángel

Ya estamos con tu complejo de víctima. :-))).
Tonto, si me hubiera cargado a la tía hubiera hecho desgraciados a los dos hombres! Aquí por lo menos alguien va a intentar ser feliz.
¿No te gusta este final feliz?
besos

Comentario por Elena Azcárate

Claro q no me gusta. Y no intentes liarme, q ellos también podían haber sido felices sin ella. Menuda pieza la Elisa! 😉
+ besos

Comentario por ángel

Me apena mucho.
Debo de estar muy sensible (raro) por que me encoje el corazón este tipo de situaciones y con infarto más.
Es bueno el relato, transmite.
Besos.

Comentario por ucomin




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: