Escapismo


La vocación
9 febrero 2010, 3:47 pm
Filed under: Ficción

Llevo veinticinco años escribiendo. Sí, soy un buen escritor, y vivo de ello.
Pero ahora en la medianía de mi vida quiero ser cantante. No canto mal y siempre he querido serlo.

Sereno y firme, mirándole a los ojos, le he dicho: es que yo ahora quiero ser cantante. La expresión de mi editor ha sido indescriptible, ni mi dominio de la lengua me sirve para encontrar las palabras. Ahora voy a escribir canciones, y a cantarlas, he insistido. Cierto es que la editorial me ha pagado un adelanto por una novela que no voy a escribir, pero siempre podrán publicar un libro con las letras de mis canciones y fotos mías en el escenario, incluso el disco que voy a grabar. En definitiva es en lo que me voy a gastar el anticipo.
Esto de ser cantante no puede ser muy difícil, además mi nombre ya le suena a mucha gente así que estoy seguro de que todo va a ir bien a pesar de las trabas y la competencia.

Después de medio año trabajando duro es el momento de lucirse. Mañana es mi primer concierto. Estoy algo nervioso pero muy ilusionado. He elegido una sala con aforo para doscientas personas aunque supongo que me he quedado corto porque llevo tres meses promocionando mi nueva faceta profesional. Cada vez que me han preguntado, en radio o en televisión, incluso en revistas literarias, por mi próximo libro, o por el anterior, he dicho: es que ahora soy cantante. Esto ha provocado diversas reacciones pero lo que importa es que la gente lo sabe. Y yo tengo credibilidad. Mi estilo podemos decir que es juvenil a pesar de mi edad, mis canciones son alegres pero algo nostálgicas, acordes con el mundo que vivimos.

Tengo que salir al escenario en diez minutos y me recorre un gusanillo por todo el cuerpo. Incluso estoy sudando. Hacía años que no sudaba. He ensayado muchos meses con los músicos así que todo tiene que ir bien. Miro al público entre bambalinas y veo la sala llena: caras conocidas, pocas, y un gentío variopinto: jovencitas, ejecutivos, intelectuales y hasta señoras mayores. Aunque probablemente mi estilo guste a todo el mundo, esta variedad no sé si es buena.
Llega el momento de enfrentarme a mi público. Desde el momento que oigo aplausos y gritos, me crezco, me olvido de los nervios y del cansancio; ofrezco hora y media, el repertorio no da para más, de buena música y entusiasmo. Los aplausos me inundan, tanto, que olvido presentar a los músicos. Un despiste desde luego.
Feliz, me refresco en el camerino y salgo a la sala para bañarme en gloria, contento por mi nueva y exitosa carrera como cantante.

Al salir, al primero que veo es a mi editor organizando una fila, supongo yo que para firmar el disco. He traído cuatrocientos porque he pensado que la gente también querrá regalarlo. Estoy sonriendo cuando me fijo en unas manos femeninas sacando de un bolso mi último libro, me desconcierta un poco, pero esas manos me llevan a otras que, tristemente, también lo sostienen, y a otras más. Dejo de sonreír. Me rindo a la evidencia de que la cola es para firmar mi último libro, algunos incluso pretenden que se lo dedique.
Mi editor me alcanza un bolígrafo, me recompongo, y firmo amablemente todos los ejemplares que me ponen delante.

Soy el último en irme de la sala, cojo la caja con los trescientos noventa y seis CDs y la tiro al contenedor. Vuelvo a casa dando un paseo y, creo que ha sido en la tercera esquina, cuando esa maldita frase se me ha metido en la cabeza:
Llevo veinticinco años escribiendo. Sí, soy un buen escritor, y vivo de ello.

Anuncios

8 comentarios so far
Deja un comentario

Me encantan todos y cada uno de los relatos, en unas pocas líneas ya consigues ponerte en la piel de los personajes. Son vivencias reales y ficticias pero siempre plausibles y verdaderas.
Un consejo: vive de la literatura pero sigue cantando si te hace feliz, eso sí en el sing star y sólo con los amigos que para trabajar y darle dinero a la Sgae hay que tener ganas!
Me encantan!!!

Comentario por Amparo Zapatilla

Amparoooo, gracias por tu comentario, jaja. Me alegro que te gusten mis historietas, es cierto que solo sé escribir acerca de la realidad. Besos.

Comentario por Elena Azcárate

Parece que ya has encontrado un final! Me gusta el tono con el que está escrito, entre inocente y presuntuoso, porque eso da una idea muy clara de cómo es el personaje sin que tengas que dar datos.
Besos, guapa.

Comentario por Ainhoa

Síiiiiii, el otro día vi la luz de repente y el resultado me parece bastante aceptable. Tenía yo capricho en acabar este relato, jeje.
besitos

Comentario por Elena Azcárate

Es muy difícil hacer entender a la gente que ahora eres otra cosa, que ya no eres el que eras, que no haces las mismas cosas, que todo lo que pensaban que era tu trabajo se ha reconvertido en otra cosa. Y ya sabes que lo sé por experiencia. Claro. Me he sentido un poco reflejada en el relato. Y, como siempre, me ha gustado mucho. Besos!!!!!!

Comentario por Fatima

En cierto modo me proporcionaste la inspiración, así que normal que te veas reflejada! Besazos

Comentario por Elena Azcárate

Será que las vocaciones no están bien armadas de aptitudes?
Nos empeñamos en llevarnos la contraria a nosotros mismos?
Parece que el relato transmite cierta frustración, pero por lo menos al prota le queda algo (mucho) bueno: algo en lo que realmente puede destacar y el apoyo de su público.
Este relato da para extenderlo bastante. Se me queda corto. Me ha gustado mucho.

Comentario por ucomin

¿y no puede ser que haya personas multivocacionales?
Yo creo que sí, que nos empeñamos muchas veces en llevarnos la contraria.

Comentario por Elena Azcárate




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: