Escapismo


El deseo
28 diciembre 2009, 11:28 am
Filed under: Relatos breves

Esta mañana su marido le ha dicho que tiene un brillo especial en los ojos, ella, al escucharle, se ha reído y los dos saben por qué.

Es 31 de diciembre, último día del año.

Pasan el día  tranquilo. Se sonríen todo el tiempo. Él ha salido a comprar las uvas y le ha traído un ramo de margaritas, sus flores favoritas. Han comido poco y él ha ido a echarse la siesta. Ella se ha metido en el cuarto de baño, se ha duchado y exfoliado todo el cuerpo, se ha depilado. Se toca la piel, ya dada de sí por la edad, y la nota suave. Frente al espejo, se siente atractiva a  pesar de las arruguillas que surcan su cara.

A las ocho, empieza a preparar la mesa, el estar  solos no es motivo para descuidar una cena de Nochevieja. A sus setenta y dos años pocas cosas ya le hacen vibrar pero esta noche sí. Coloca el mantel, rojo y verde navideño, los platos de la vajilla buena, saca la cubertería y limpia el polvo de las copas. Solo queda poner unas velas y estará perfecta. Él coloca los tenedores, y la da un pellizco en el culo. Ella protesta, mimosa, y va a la cocina a ver el pavo que tiene en el horno. Deben cuidarse los dos pero sobre todo él, hace ya un lustro que el médico le dijo que su corazón está viejo, más que su cuerpo. La vida de ambos se volvió tranquila, a veces demasiado. Es activa y le exaspera la pasividad constante. Él insiste que haga más cosas, que viaje, que estará bien. Pero ella no cede, apasionada en todo, ahora, cuidar de su marido es una causa a defender. No ha dejado de quererle un segundo desde que le conoció, hace ya ventitrés años. Él aparece en la cocina y la coge por detrás, la abraza fuerte y deja deslizar sus manos por los costados. Ella se estremece de gusto. Su cuerpo, aunque algo viejo todavía responde a los estímulos. Le besa en las arrugas de las comisuras de la boca y en seguida nota cómo él se activa. Estos gestos no son habituales entre ellos, sus caricias diarias son casi fraternales, el médico también le prohibió el sexo.  Fue una dura prueba que al principio les había costado cumplir,  pero su vida podía pararse. Así que él, sin resignarse a no volver a tocarla, le prometió que todas las Nocheviejas que le quedaran la iba a hacer el amor como siempre. Y por eso era tan especial para ellos, esa noche estaba permitido disfrutar.

Como todos los años, cenan temprano, el pavo ha salido jugoso. Beben una copita de vino. Se sientan a charlar tranquilamente con la televisión de fondo. Se miran con complicidad, se aprietan las manos. Llegan a las doce con los dedos entrelazados, la primera campanada, él la guiña un ojo y empiezan a engullir uvas, ya peladas y sin pipas, mientras se ríen de la torpeza con que se les escurren de las manos.  En cuanto tragan la última uva se abrazan sin mediar más palabra, emocionados se besan con pasión, ahora sí está permitido el deseo, y la excitación. Van directos a la habitación sin despegarse, y de esa cama siempre silenciosa y tranquila, triste incluso, brotan gemidos, ansias y ganas de vivir.  

Tras un acto corto pero pleno, ella, segura de lo que dice, le susurra:

¡FELIZ AÑO NUEVO!

Anuncios

19 comentarios so far
Deja un comentario

Bonito relato donde se mezcla amor, deseo y felicidad. ¡A ver si acabamos todos igual el año! Le voy a decir a mi mujer que se lea el relato… por si cuela.

Comentario por Raül

jaja, pues que haya suerte. Que empieces bieN el año Raúl, y que lo acabes mejor. Este año hablaremos de literatura!

Comentario por Elena Azcárate

Guau… jugarte la vida o el amor para no perder la pasión de amar o de vivir.
Podrías cambiar el orden en que ofreces la información y le darías un toque de misterio. Pero no lo hagas, porque no es lo que querías hacer.

Comentario por Lito

Que bien que te hayas animado a dejar un comentario. si falta la pasión por vivir, es como si fueras vegetal. Me parece buena idea la tuya, y siempre puede surgir El deseo2.
¡Feliz Año Lito!

Comentario por Elena Azcárate

Qué tierno y qué buena fórmula, al final, para seguir deseando. Además, qué potencial de describir esos pequeños momentos. Y la elección de palabras exquisitas. Me ha gustado mucho. Felicidades querida Elena. Feliz Año Nuevo!!!

Comentario por Fatima

Gracias cariñín. Ya sabes lo que deseo para ti, para nosotras este año que empieza, esta vez sí…¡ES NUESTRO AÑO!
Besazo

Comentario por Elena Azcárate

Qué gusto leer algo sobre felicidad y amor sin baba navideña. Precioso.

Comentario por ucomin

Oh es muy dulce ^_^…., y triste, que un polvo al año es la tristeza hecha carne ^_^…aunque no se yo si con esas edades será cosa de agradecer y todo jijiji (bromita)

feliz navidad nena!

Comentario por Lilith

Digamos que nunca es tarde para disfrutar aunque sea una vez al año!

Comentario por Elena Azcárate

Bua, no me creo nada, Elena.

Aunque poco verosímil, si al menos él hubiese muerto de un infarto la historia habría sido más divertida.

Jajaja

Comentario por Fernando

Fernando en eso no estamos de acuerdo, la credibilidad de un relato no lo hace bueno o malo. No todos tienen que ser creíbles, eso es muy relativo.
Ya era hora que abrieras la boca!
Feliz Año y nos vemos pronto. beso

Comentario por Elena Azcárate

Comentario por Maria

No sé si técnicamente esta bien o mal escrito. Y realmente, no me importa. Pero si sé que posiblemente sea lo más bonito que he leído escrito por ti. Es sencillo, sensible pero no “sensiblero”, cuenta una historia bonita y original y atrapa tu interés hasta el final. Además, tiene tu sello personal. Felicidades.

Comentario por Roberto

Gracias Roberto! Me alegro que te haya gustado. Ponerse sensible al escribir tiene peligro pero como soy tan bruta tengo posiblidades de salvarme. un beso.

Comentario por Elena Azcárate

Y cual será el secreto para llegar así, de esa manera…?
Un relato lleno de nostalgia…Sin duda.

Comentario por Maria

De verdad creo, que no hay secreto, es trabajo y…suerte!

Comentario por Elena Azcárate

PRECIOSO, así con mayusculas. He sentido envidia futura de esa pareja, me gustaria sentir eso cuando tenga esos años. Elena me ha encantado.

Comentario por blanca

Estuve muy interesado en leer algo tuyo,al fin lo he hecho y te cuento que lo he disfrutado mucho,describes la vida misma,asi es todo,quien diga lo contrario quiza tiene alguna historia que podria escribir con otras palabras pero igual de real.
Enhorabuena! Cuando nos traes novedades?

Comentario por Los leandros

Gracias Germán, me alegro un montón que te hayan gustado mis historias. Efectivamente son la vida misma desde mi óptica!

Comentario por Elena




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: